sábado, 12 de noviembre de 2011

comunicado de DDHH

BOLETÍN DE PRENSA No. 001 / DDHH 

Comisión de Derechos Humanos Estudiantil. Universidad del Cauca. 

COMUNICA 

Sur occidente de Colombia, 10 de noviembre de 2011 

Agentes de la Policía del Estado Colombiano nuevamente ejecutan violenta represión a jornada nacional de movilización en defensa de la educación pública. 

La Comisión de Derechos Humanos Estudiantil de la Universidad del Cauca, COMUNICA el abuso de autoridad, que se configuro en el nuevo ataque de la Policía Nacional en contra de los estudiantes de la Universidad del Cauca, el día en que nuevamente organizaciones estudiantiles, campesinas, indígenas, afro descendientes, obreros, usuarios de servicios públicos y viviendistas, en un grito de protesta enmarcado en las justas reivindicaciones del movimiento estudiantil universitario se movilizaron en el departamento del Cauca en desarrollo de la jornada nacional de protesta y el paro nacional universitario. 

Hechos 

Jueves 10 de noviembre de 2011. 

Departamento del Cauca, Municipio de Popayán, Hacia las 9:00 de la mañana, inicia una jornada nacional de movilización en defensa de la educación pública en el marco del contexto nacional de reivindicación del día de los trabajadores. 

Cerca de las 2:00 de la tarde en momentos en que la concentración universitaria, obrera, agraria y popular culminaba en el centro de la ciudad, un grupo de integrantes de las fuerzas Especiales de la Policía del Estado Colombiano pertenecientes al Escuadrón Móvil Anti Disturbios (ESMAD), así como tanquetas, camionetas y unidades motorizadas y de civil (infiltradas) de la misma jurisdicción, intenta dividir la multitudinaria concentración. 

Posteriormente integrantes del ESMAD, inician una brutal represión utilizando indiscriminadamente armas convencionales sobre la humanidad de los concentrados, entre las que se destacan: Gases lacrimógenos, Granadas de esparcimiento y bombas de aturdimiento y ráfagas y disparos tiro a tiro de proyectil de goma. 

El accionar arbitrario de los agentes de Policía, se dispersó por los alrededores de la ciudad gaseando indiscriminadamente a los manifestantes y procediendo a detener arbitrariamente a estudiantes. A la fecha y hora se reporta: 

A bordo de la Patrulla policial No. 280207, fueron trasladados los estudiantes retenidos arbitrariamente siguientes: SERGIO CAMILO BUITRÓN, estudiante del programa de artes plásticas, MILLER RIVERA, estudiante del programa de filosofía, YESID CONDA, estudiante del programa de matemáticas, EIDER FABIÁN QUINTERO, estudiante de ingeniería civil y LIZETH LORENA MONTERO PIEDRAHITA, estudiante del Programa de Derecho y actual Representante Estudiantil ante el Consejo Superior de la Universidad del Cauca. 

Es de señalar que LIZETH LORENA MONTERO PIEDRAHITA, es además integrante de la Red de Derechos Humanos del Sur Occidente Colombiano “Francisco Isaías Cifuentes” y en el momento de su detención actuaba como defensora de derechos humanos portando chaleco y carnet de distinción. Y cuando pretendió averiguar por los estudiantes detenidos, la respuesta de los policías fue decirle de forma agresiva “si los queres ver y tanto es la joda y tanta es tu gana malparida pues subite”, posteriormente un grupo de agentes de policía la golpearon con sus escudos en repetidas ocasiones y posteriormente la sujetaron por la espalda y la subieron a la patrulla. Ya en el sitio de confinamiento cuando intento realizar un consolidado de estudiantes retenidos en el lugar, los agentes de policía le arrancaron bruscamente la hoja donde 

A bordo de la Patrulla policial No. 280303 fue trasladado el estudiante de telecomunicaciones del Sena del norte JONIER FERNANDO GALINDEZ. 

A bordo de la Patrulla policial No. 280215 fue trasladada la estudiante de antropología LEIDI LÓPEZ SAVEDRA. A quien además le robaron una cámara fotográfica en la cual había recopilado material video y fotográfico. 

A bordo de la Patrulla policial No. 280206 fue trasladada la estudiante de literatura EDUAR ZÚÑIGA. 

A RICARDO MOLANO y ANDRÉS SALAZAR estudiantes de ciencia política, posterior al momento de su detención y en estado de indefensión un grupo de agentes de la Policía les hecha en el rostro gas lacrimógeno. 

Igualmente fueron detenidos arbitrariamente FERNANDO BRAVO, estudiante de sistemas, DISNEL QUIÑONEZ estudiante de filosofía, EDUIN INCHIMA, menor de edad estudiante DEL INEM, EDUAR LOPEZ y NILVER GUACHETA, 

Los estudiantes referenciados anteriormente fueron trasladados a la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía General de la Nación en Ciudad de Popayán y presuntamente van a ser judicializados por asonada. 

Adicionalmente un estudiante del que se desconoce su identidad fue subido en una Tanqueta policial. Y varios estudiantes fueron trasladados a bordo de ambulancias. 

Igualmente tres estudiantes de los cuales se desconoce sus nombres fueron retenidos por la policía y obligados a abordar un vehículo particular. 

Los estudiantes GUSTAVO MOSQUERA (facultad de humanidades), VANESA GÓMEZ (facultad de educación), EVER SÁNCHEZ (SENA) y GLORIA MILENA PAPAMIJA (SENA), fueron detenidos arbitrariamente y los tienen confinados en las instalaciones del cai de comfacauca. 

Solidarizándonos con los estudiantes Universitarios y sus procesos organizativos. Condenamos enérgicamente estos hechos y hacemos un llamado a la opinión pública nacional e internacional a adelantar acciones dirigidas a exigir el respeto de los derechos fundamentales de los estudiantes universitarios y demás organizaciones populares en Colombia. 

INSTAMOS A LOS ORGANISMOS DE DERECHOS HUMANOS Y ORGANIZACIONES POPULARES A MANTENERSE ATENTOS, ALERTA Y ACTUAR ANTE LA CRITICA SITUACION DE DERECHOS HUMANOS QUE ESTAN AFRONTANDO LOS ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS. 

COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS ESTUDIANTIL - UNIVERSIDAD DEL CAUCA. 
10 DE NOVIEMBRE DE 2011. 

martes, 8 de noviembre de 2011

denuncia universidad del cauca

DENUNCIA PÚBLICA
UNIVERSIDAD DEL CAUCA

LA ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS (ACEU) DENUNCIA ANTE LA OPINIÓN PÚBLICA NACIONAL E INTERNACIONAL, INSTITUCIONES, ORGANISMOS GUBERNAMENTALES Y NO GUBERNAMENTALES DE DERECHOS HUMANOS, LA AGRESIÓN Y DETENCIÓN REALIZADAS EN CONTRA DE VARIOS ESTUDIANTES DE LA UNIVERSIDAD DEL CAUCA, LAS CUALES HACEN PARTE DE UN GRAVE PROCESO DE ESTIGMATIZACIÓN, SEÑALAMIENTO Y REPRESIÓN ADELANTADO POR AGENTES DE LA FUERZA PÚBLICA EN EL MARCO DE LA PROTESTA NACIONAL EN CONTRA DE LA REFORMA A LA LEY 30 Y EN DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA.


HECHOS

El día 28 de octubre de 2011 en horas de la tarde, en el marco de la asamblea y movilización permanente en la que se encuentra la Universidad del Cauca se realizó una actividad pacífica y cultural en el parque “Tuto González”, ubicado en la Calle 2#1A- 25 en la Urbanización Caldas. 

En horas de la madrugada del día de hoy 29 de Octubre, cuando varios estudiantes se encontraban en el evento cultural anteriormente mencionado, la fuerza publica los abordó indiscriminadamente con medidas de represión, golpeando y haciendo uso de gases lacrimógenos, situación que dejó como saldo a cinco compañeros heridos y a tres compañeros detenidos, transferidos a la Unidad de Reacción Inmediata (URI) con graves lesiones personales y de los cuales se pretende judicializar a uno de ellos.

EXIGIMOS 

1. Que los estudiantes detenidos en Popayán sean puestos en libertad inmediata y se evite a toda costa su injusta judicialización.

2. Que se ejerzan las acciones disciplinarias y penales hacia los agentes policiales perpetradores de las heridas hacia los estudiantes.

3. Que se respete los Derechos Humanos, en especial la integridad física y psicológica de los estudiantes que se encuentran detenidos 

4. Que se respete el proceso de movilización y Asamblea Permanente que la Universidad del Cauca adelanta por la defensa de la Educación Pública.

5. Responsabilizamos al Gobierno Nacional y las Fuerzas de Seguridad del Estado ante cualquier atentado contra la vida y la integridad física y psicológica, que por acción de estas instituciones, se presente contra los estudiantes y la comunidad que hoy protesta.

¡POR LA VIDA Y CONTRA LA BRUTALIDAD POLICIAL
ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS 
ACEU - CAUCA!

viernes, 4 de noviembre de 2011

EDUCACIÓNEn el durísimo pulso que ha generado la reforma a la educación superior, tanto el gobierno como los estudiantes tienen argumentos y razones de peso. ¿Por qué es tan difícil que se pongan de acuerdo?

La reforma a educación superior, que tiene en paro a la mayoría de universidades públicas del país, a miles de estudiantes protestando y a más de 300.000 personas sin clases, se parece cada vez más al Álgebra de Baldor: cada hoja está llena de problemas y las soluciones no son fáciles de encontrar.
Desde que el presidente Juan Manuel Santos anunció en marzo sus postulados, en un encuentro con rectores y expertos en la Casa de Nariño, se ganó un problema tan complejo que pocos se atreven a pronosticar cómo va a terminar. Si la reforma a la justicia ha dividido a la Unidad Nacional, la de la educación superior tiene a los estudiantes alebrestados y en la calle. Tras casi siete meses, lo que llama la atención de la reforma es que todos -gobierno, rectores, profesores, estudiantes y expertos- están de acuerdo en la necesidad de que se reforme la Ley 30 de 1992 y en que se busque aumentar los recursos para financiar la universidad pública, elevar los cupos y mejorar la calidad de los programas. El problema es que para acordar cómo llegar a estas metas aparece un mar de diferencias.
El proyecto nació en gran medida por la meta oficial de crear 600.000 nuevos cupos de pregrado y 45.000 de posgrado a 2014 y permitir que buena parte de los 630.000 bachilleres que se gradúan al año en colegios públicos y privados puedan acceder a educación técnica, tecnológica o superior (eso elevaría a 50 por ciento la cobertura, que hoy es del 38 por ciento). Esa meta es tan loable como difícil de cumplir, pues significa elevar la cobertura en estos cuatro años en el mismo porcentaje que en los ocho años precedentes, o, para ponerlo en términos prácticos, sería multiplicar por 15 en menos de un lustro la Universidad Nacional, a la que le tomó 150 años llegar a ser la más grande e importante del país. Para lograr esta meta, el gobierno anunció en marzo, cuando presentó los postulados de la reforma, el aumento de recursos para las universidades públicas y planteó la necesidad de crear universidades con ánimo de lucro para traer recursos privados al sector. Ahí fue Troya.

El 'coco' de la educación superior como negocio y el hecho de que el gobierno armara el proyecto sin consultar a la comunidad universitaria unieron a rectores y estudiantes de las universidades públicas y privadas contra la iniciativa. Ante la protesta, la ministra de Educación, María Fernanda Campo, emprendió una gira nacional para socializar la reforma y escuchar propuestas, y comenzó negociaciones con los rectores. Tras meses de tire y afloje, el gobierno dio reversa al retirar la idea de las universidades con ánimo de lucro, y, el pasado 3 de octubre, radicó finalmente en la Cámara su propuesta.

Pero el texto, en lugar de calmar los ánimos, los exacerbó, en especial entre los estudiantes, quienes consideran que el proyecto no fue consultado ni construido con ellos ni con la comunidad académica. Carlos Mario Restrepo, secretario de la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios, asegura que la ministra "nos engañó. Nos invitó a foros para dar a conocer la reforma, nosotros señalamos nuestras críticas e hicimos nuestras propuestas, pero no fueron incluidas". La ministra dice que el nuevo proyecto es en un 60 por ciento diferente al inicial y que fueron aceptadas muchas de las propuestas, pero el documento sigue sin convencer, y los estudiantes pasaron de la crítica verbal a la protesta callejera. Además de marchas y paros, anunciaron para el 10 de noviembre una gran toma universitaria de Bogotá. El gobierno se niega a retirarlo, dice que quienes marchan son una minoría de los estudiantes, que están infiltrados por grupos armados o que, según el presidente Santos, buscan imitar las conductas de los indignados de España o las revueltas estudiantiles de Chile.

Lo bueno, lo malo y lo feo 
Aunque el articulado de la reforma no arroja completa claridad sobre lo que el Estado busca frente a la universidad pública, el proyecto contempla elementos positivos. La reforma tiene varios aspectos que generan consenso, pues busca organizar la educación superior como un solo sistema, aspira a mejorar la calidad y la cobertura, quiere internacionalizar de las instituciones y pretende fortalecer la cooperación con otros países, además de darles mayor peso al Icetex y al acceso a créditos a cero interés para personas de escasos recursos que les permitan pagar sus matrículas o su sostenimiento.

Lo malo se concentra en dos puntos: el complejo problema de la financiación y el hecho de que la privatización de la educación superior sigue flotando en el ambiente. Si bien los artículos que hacían referencia a la posibilidad de crear universidades con ánimo de lucro fueron borrados, se introduce la posibilidad de crear instituciones mixtas en las que las gobernaciones y los distritos especiales podrían asociarse con los privados para darles vida. Los estudiantes y algunos rectores advierten que este híbrido, que seguramente requerirá otra ley o una nueva reglamentación, es la puerta para privatizar la educación pública. La bancada de senadores del Polo, que apoya las protestas estudiantiles, ha advertido que en el Capítulo 11 del TLC con Estados Unidos se permite que haya centros de educación con ánimo de lucro.

A esto se suma el encendido y complejo debate en torno a los recursos nuevos para las instituciones públicas. En el primer texto, el gobierno había propuesto un aumento, calculado sobre el Índice de Precios al Consumidor (IPC), entre 2012 y 2019 y una suma adicional para ser repartida entre todas las universidades. Luego de las negociaciones con los rectores, se cambió la fórmula y se amplió el tiempo hasta 2022, cuando el gobierno aspira a tener índices de cobertura similares a los de la OCDE. Esto ha generado polémica: según estudios del Centro de Investigaciones y Consultorías de la Universidad de Antioquia, con el cambio, las universidades dejarían de recibir 4,1 billones de pesos adicionales en los próximos diez años. Los rectores, sin embargo, están de acuerdo con la nueva fórmula.

El gobierno afirma que llegarán 6 billones adicionales al sector. No obstante, no hay claridad de cuánto le va a tocar a cada universidad pública y cuánto a las técnicas y tecnológicas, que también entrarán a pelear por los nuevos recursos. Los cálculos del Centro de la Universidad de Antioquia demuestran que estos recursos no servirán ni siquiera para tapar su creciente desfinanciamiento, que solo este año será de 10.000 millones de pesos. Lo mismo podría pasar en la mayoría de universidades. Mientras el senador del Polo Jorge Robledo sostiene que las universidades tienen un déficit de 700.000 millones, el Ministerio de Educación dice que el año pasado hubo excedentes por 480.000 millones de pesos. Tal contradicción en las cifras muestra que uno de los temas urgentes es una revisión a fondo de las finanzas para saber claramente a qué atenerse.

Lo feo de la reforma está, por una parte, en la redacción ambigua y confusa de algunos artículos, como los que fijan las funciones de vigilancia y control del Ministerio, la autonomía universitaria, sus órganos de control o la forma como se unificarán las instituciones tecnológicas con las universidades. Por otra parte, está el radicalismo en que han caído gobierno y estudiantes, los cuales han convertido en un punto de honor mantener o retirar el proyecto del Congreso.

En esto hay un debate de fondo. Parte de los estudiantes, profesores y expertos plantean que el Estado, tal y como hizo con la guerra, debe aumentar sus aportes a la educación universitaria para volverla gratuita. El gobierno, con los estragos del invierno, la ambiciosa Ley de Víctimas y un conflicto armado aún sin resolver, entre muchos otros problemas, dice que no hay plata para tanto. La pregunta ahora es si el Senado, donde la Unidad Nacional tiene mayorías aplastantes, es el escenario ideal para dar esa discusión o si se debería hacer en otros escenarios.

Los 'indignados' protestan en el mundo desarrollado ante el apretón de la crisis financiera y, más cerca, en Chile, los estudiantes tienen contra las cuerdas a un presidente que hace año y medio tenía los índices de popularidad de Santos. En lugar de estigmatizar al movimiento estudiantil que se ha tomado las calles y aplicar su aplastante mayoría legislativa para pasar una reforma a la educación superior que dista de despertar un amplio consenso, el gobierno colombiano debería, quizá, prestar oído a un descontento en las aulas en el que es evidente que flota el fantasma chileno. 
-- 
Secretaria de Comunicaciones
Asociacion Colombiana de
Estudiantes Universitarios 

BALANCE DEL CEDH UTP SOBRE LA JORNADA DEL 24 DE OCTUBRE EN LA UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE PEREIRA

Pereira, Risaralda – Colombia.
Octubre 25 de 2011

El Comité Estudiantil de Derechos Humanos de la Universidad Tecnológica de Pereira –CEDH UTP– presenta su informe a la comunidad en general sobre los desafortunados hechos violentos ocurridos en la UTP el día 24 de octubre del presente año, en el marco del paro de los estudiantes contra el proyecto de nueva ley de educación superior. Valga aclarar que los hechos que describiremos a continuación no fueron agendados o promovidos por el movimiento estudiantil de la UTP y que además, no es clara la procedencia de las personas que en ellos participaron.
Siendo aproximadamente las 10:30 a.m. algunas personas comenzaron a estallar ciertos artefactos explosivos en los alrededores del campus universitario; posteriormente atravesaron un bus de servicio público en la vía de Medicina. Estos estudiantes encapuchados (personas con sus rostros cubiertos) también colocaron barricadas en todas las salidas de la universidad, pincharon y rayaron las llantas de algunos carros que había en los parqueaderos de la universidad, incluyendo el camión de la UTP,intentaron quemar la oficina del Rector y luego incendiaron el bus que habían atravesado en la vía pública. Algunos de los encapuchados estuvieron en una actitud demasiado agresiva y violenta contra la misma comunidad universitaria: insultaron y golpearon a varios estudiantes, interrumpieron y dispersaron la Asamblea de los estudiantes de Medicina haciendo estallar artefactos explosivos, saquearon la cafetería y se robaron unos computadores de esa Facultad, amenazaron con un machete a varios estudiantes e incluso lo usaron para darle un golpe en la espalda a un periodista de CM&, entre otros desmanes.
Por su parte, la policía hizo presencia en la Universidad pasadas la 1:00 p.m., y el Escuadrón Móvil Antidisturbios -ESMAD- llegó después de las 2:00 p.m. y procedieron a meter la tanqueta por diferentes lugares del campus, incluyendo el Jardín Botánico e ingresaron los camiones de la policía para trasladar la gente que iban capturando, en medio de un operativo policial sin precedentes en la historia de nuestra universidad, cuyo fin único era capturar, individualizar y judicializar estudiantes.
Según nos informó el Defensor del Pueblo de Risaralda, la policía detuvo a 38 personas, de las cuales 20 fueron trasladadas a la Unidad de Protección a la Vida de la policía –UPV–, quedando en libertad el mismo día, en tanto que otras 18 personas fueron conducidas a la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía –URI-.Sin embargo, el periódico La Tarde informó que fueron detenidas 20 personas, de las cuales solo 7 eran estudiantes de la Universidad[1]. En estos momentos siete compañeros están siendo judicializados y ya se han realizado varias audiencias de imputación de cargos en contra de ellos.
De otro lado, lamentamos que el señor LUIS ESTEBAN GUERRA, coordinador operativo de la Brigada de Evacuación de la universidad, se haya encargado de acabar con este proceso debido a su talante prepotente e intolerante, cuestión que se evidencia en que la actual brigada solo cuenta con tres integrantes, incluyéndolo a él, pues los demás brigadistas no fueron capaces de continuar su labor teniéndolo a él como jefe. Igualmente, estamos verificando algunas denuncias que nos llegaron en las cuales se informa que presuntamente el señor Guerra se comunicó con el Comandante del ESMAD para que capturaran dirigentes estudiantiles que supuestamente él mismo le describió, aun cuando estos compañeros se encontraban realizando labores de atención médica y primeros auxilios y no estaban interviniendo directamente en el tropel. A pesar de ello, el señor Guerra es inocente hasta que se demuestre lo contrario, así que procederemos a verificar la información para hacer las aclaraciones del caso y asumir las medidas que correspondan.
Dados los hechos relatados, el CEDH UTP hizo presencia durante todo el conflicto, desarrollando las siguientes labores:
a. Nos comunicamos en todo momento con funcionarios del Ministerio Público: Defensor del Pueblo y Procurador, para que nos garantizaran una ruta de evacuación segura y además, estar al tanto de posibles capturas y atender heridos.
b. Coordinar tareas con la brigada médica de la UTP.
c. Comunicación con Sindicatos de la región y con el Comité Permanente de Derechos Humanos del Risaralda – CPDH -.
d. Brindar atención a los estudiantes afectados por los gases lacrimógenos.
e. Garantizar la salida segura de los estudiantes que no deseaban permanecer en el campus universitario.
f. Acompañar a los estudiantes detenidos y hacer gestiones tanto con el Ministerio Público como con organizaciones sindicales y de DDHH de la región, para liberar a las personas capturadas y conocer su situación jurídica.
g. Recorrer en horas de la noche, en compañía del Comité Permanente de Derechos Humanos del Risaralda –CPDH-, a los barrios aledaños de la universidad para garantizar la salida segura de los estudiantes que se encontraban en el sector.

No obstante, nuestra labor se vio entrabada por el error cometido por los encapuchados que pincharon y quebraron los vidrios del camión de la universidad que normalmente es usado para trasladar heridos. Fuera de eso, la totalidad de la universidad fue evacuada, incluyendo al personal médico y de enfermería, agotando los recursos que teníamos para brindarles primeros auxilios a los estudiantes; además, nuestro botiquín se perdió en medio de la confusión y por ello no tuvimos como seguir atendiendo a muchos estudiantes. Esta situación fue mal interpretada por algunos, quienes creyeron que los habíamos dejado solos, aun cuando estuvimos en la universidad hasta más de las 5:00 p.m. y en los alrededores del campus hasta las 9:00 p.m.; incluso hubo estudiantes que hicieron graves, irresponsables y difamatorios señalamientos en nuestra contra al afirmar que las capturas eran culpa nuestra porque los habíamos dejado solos. Los mismos estudiantes que concentramos en las canchas de Bienestar Universitario pueden dar testimonio de que allí estuvimos hasta las 5:00 p.m., en tanto que otros de nuestros compañeros estuvieron todo el tiempo en Ambiental y en la zona de los bares cercanos al campus y los demás en la URI y en la UPV.
Frente a este aspecto declaramos que teniendo en cuenta que el CEDH UTP no es responsable de sacar tropeles en la Universidad (enfrentamientos con la policía) o garantizar su mantenimiento, no se nos puede exigir que arriesguemos nuestra integridad física cuando los recursos materiales que teníamos para atender a la población universitaria se habían agotado, pues no dependía de nosotros garantizar la presencia del personal médico de Bienestar Universitario ni de los recursos de los cuales ellos disponen. Ante esta situación, lo único que podíamos hacer era quedarnos en el campus y ayudar a salir de forma segura a los estudiantes que no querían participar de la confrontación, apoyándonos en las gestiones que hicimos con diferentes organismos de DDHH.
Además, hay que tener en cuenta que como Comité tenemos límites derivados del hecho de no tener personería jurídica y que además, hay funciones que no son de nuestra competencia sino de los organismos de DDHH externos a la universidad y al Ministerio Público, por lo cual le hacemos un llamado a este último para que cumplan con sus labores de manera más constante y con mayor determinación y que no sean tan reticentes para hacer presencia en el campus cuando la situación lo amerite. En ese sentido, es un avance que el Señor Defensor del Pueblo haya hecho presencia en la universidad durante la confrontación con la policía.
Por otra parte, también tuvimos dificultades para coordinar labores con compañeros sindicalistas y defensores de Derechos Humanos de la Región, dado que la comunicación con ellos se hacía por medio de los números celulares que les había entregado el Ministerio del Interior, al cual le tuvieron que devolver los celulares para que se los cambien, quedando incomunicados. A pesar de ello, logramos contactarlos a través de otros compañeros sindicalistas, garantizando su presencia y apoyo en las diferentes tareas que llevamos a cabo.
También tuvimos otras dificultades derivadas de la falta de unidad política entre los mismos integrantes del CEDH UTP, causando que unos cuantos de nuestros compañeros se auto-orientaran mal, pues trataron de imponer la idea de evacuar la universidad contra la voluntad de quienes deseaban permanecer en ella.
Autocríticamente reconocemos que este error se debió a lo siguiente:
a. El CEDH UTP tiene una estructura horizontal que dificulta la centralización en la toma de decisiones.
b. La mayoría de los integrantes del Comité se vincularon este semestre, por lo cual tienen poca experiencia.
c. El día de hoy se vincularon muchos compañeros al Comité, a los cuales se les dio instrucción en un corto lapso de tiempo, lo cual no sustituye nuestros procesos internos de capacitación como defensores de Derechos Humanos.
Por consiguiente, haremos nuestro mejor esfuerzo por aprender de nuestros aciertos y corregir nuestros errores para mejorar nuestra labor de defensores. En todo caso, jamás actuamos de mala fe y podemos garantizar que nunca estaremos dispuestos a abandonar las masas estudiantiles, ya que siempre estaremos dispuestos a apoyar a la comunidad universitaria en sus diferentes tareas de movilización y protesta.
Aclaramos que la orientación que se había dado frente a este aspecto era garantizar una ruta de evacuación segura, informársela a todos los estudiantes y concentrar en las canchas de Bienestar Universitario a aquellas personas que quisieran irse, para romper con el esquema de la Brigada de Evacuación de la Universidad, quienes acostumbran a enviar a los estudiantes a la boca del lobo, dejándolos solos por cualquier salida de la universidad, conllevando a capturas que posteriormente la policía presenta como si se tratara de los estudiantes que se confrontaron contra ellos y no de quienes realmente estaban abandonando el campus.
Dado que la naturaleza del tropel ocurrido fue diferente por el incremento desproporcionado en el uso de la violencia, la presencia de personas extrañas, los desmanes, entre otros, el operativo de la policía también fue diferente y por lo tanto la conducta que el CEDH tuvo que asumir también tuvo que variar y ajustarse. En ese sentido, consideramos que la sugerencia que dimos de concentrar a los estudiantes en las canchas de Bienestar Universitario y mantenerlos allí sí fue acertada porque en medio de la condición de seguridad tan complicada, había que garantizarles a los estudiantes que pudieran salir de la universidad de forma segura y organizada y ello disminuyó proporcionalmente el número de capturados y heridos, aun cuando un saldo de 38 detenidos no sea nada alentador.
También informamos que a pesar de las dificultades hemos hecho varios avances como Comité: Tenemos 14 chalecos que permiten identificarnos, aunque no son suficientes pues tenemos más de 20 integrantes, lo cual es una buena noticia pues hemos vinculado muchos estudiantes a los cuales les estamos dando formación en Derechos Humanos; contamos con dos pares de radioteléfonos que nos facilitan la comunicación interna, tenemos reconocimiento institucional, incluso frente a la fuerza pública quien hasta el momento ha respetado nuestra labor, entre otros aspectos.
Saludamos la colaboración del Defensor del Pueblo y el Procurador y agradecemos el apoyo del Comité Permanente de Derechos Humanos del Risaralda, la expresión de obreros y trabajadores del Movimiento por la Defensa de los Derechos del Pueblo – MODEP – en SINTRAEMSDES Pereira, el Sindicato de Educadores del Risaralda –SER-, la brigada médica de la Universidad y todos los estudiantes que estuvieron prestos a colaborarnos en las labores de defensa de los Derechos Humanos.
Finalmente, por todos los hechos aquí denunciados, RECHAZAMOS:
1. La escalada violenta protagonizada por algunos jóvenes, de los cuales se desconoce su procedencia, quienes no solo atentaron contra la integridad física de la misma comunidad universitaria y sus instalaciones, sino además, con el futuro en sí mismo del paro de los estudiantes en la UTP.
2. La presencia del ESMAD en el campus universitario, quienes una vez más agredieron a toda la comunidad universitaria, quienes de forma irresponsable hicieron dos disparos al aire en el Jardín Botánico de la Universidad y encañonaron estudiantes.
3. Las detenciones y procesos de judicialización contra estudiantes de la UTP.
4. Los irresponsables señalamientos de algunos estudiantes contra el CEDH UTP, quienes arguyeron equivocadamente que las capturas de estudiantes fueron responsabilidad nuestra y que además, supuestamente habíamos abandonado a los estudiantes en la Universidad, hechos que no se corresponden con la realidad.
5. Las agresiones contra periodistas y medios de comunicación.
6. La estigmatización de algunos medios de comunicación quienes pretenden que con una sola jornada se manche el nombre del movimiento estudiantil y su justeza.
Así las cosas, EXIGIMOS la libertad inmediata para los compañeros que aun se encuentran detenidos y que cese cualquier proceso judicial en su contra. Del mismo modo, EXIGIMOS que la universidad permanezca abierta y sin militarización para que los estudiantes podamos regresar a nuestro campus y seguir deliberando sobre la nueva ley de educación superior.

COMITÉ ESTUDIANTIL DE DERECHOS HUMANOS DE LA UTP –CEDH UTP-

ACCIÓN URGENTE


A LA COMUNIDAD NACIONAL E INTERNACIONAL Y AL MINISTERIO PÚBLICO COLOMBIANO


Universidad Tecnológica de Pereira.
Pereira, Risaralda - Colombia.

Octubre 27 de 2011


El Comité Estudiantil de Derechos Humanos de la Universidad Tecnológica de Pereira -CEDH UTP- denuncia los hostigamientos y agresiones de la fuerza pública y del Escuadrón Móvil Antidisturbios -ESMAD- contra la comunidad universitaria, quienes tienen militarizada la universidad impidiendo el ingreso de los estudiantes al campus universitario.


HECHOS



1. Desde el 8 de septiembre, hace 49 días, los estudiantes de la Universidad Tecnológica de Pereira, en adelante UTP, vienen desarrollando un Paro Estudiantil Indefinido articulado al paro nacional universitario programado por la Mesa Amplia Nacional de Estudiantes, que en adelante llamaremos MANE, contra el proyecto de nueva ley de educación superior propuesto por el Gobierno de Juan Manuel Santos y su Ministerio de Educación Nacional.

2. El pasado lunes 24 de octubre se desarrolló una violenta confrontación entre algunos jóvenes y la fuerza policial en inmediaciones del campus universitario de la UTP. De acuerdo a las versiones entregadas por diferentes organizaciones estudiantiles, incluso algunas clandestinas, y de laCoordinadora de Estudiantes UTP, el movimiento estudiantil no agenció el desarrollo de dicha confrontación y no estuvo de acuerdo con su ocurrencia ni con los desmanes ocasionados, por lo cual se diagnosticó que tal evento corresponde a un hecho de infiltración de personas ajenas al movimiento e incluso de fuerzas del Estado que desean deslegitimar a los estudiantes y acabar con su lucha y su protesta contra el lesivo proyecto de ley que pretende consolidar un modelo de universidad neoliberal en contravía de los intereses del pueblo colombiano.

3. En medio de una "cacería de brujas", la policía capturó a 38 personas y trasladó a varios de los capturados a la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía en un intento de judicialización contra 7 estudiantes. No obstante en las audiencias de imputación de cargos no se logró demostrar su participación en los hechos y tuvieron que dejarlos en libertad.

4. Desde el martes 25 de octubre, la fuerza policial ha tenido sitiada a la universidad y ha prohibido la entrada de los estudiantes a la UTP.

5. La MANE convocó a una jornada nacional de movilización contra la nueva ley de educación superior para hoy 26 de octubre, por lo cual los estudiantes de la UTP citaron la realización de una Asamblea General de Estudiantes en la universidad. No obstante, la fuerza pública impidió el ingreso del estudiantado, aumentó su pie de fuerza en el campus y estacionó dos tanquetas y camiones de la policía rodeando a los estudiantes que se disponían a reunirse. Por ello, los estudiantes decidieron movilizarse hasta la Gobernación del Risaralda donde se disponen a hacer la Asamblea y acampar en las afueras de la Gobernación.


Dado el inminente riesgo de seguridad que están afrontando los estudiantes de la UTP, EXIGIMOS al Estado colombiano, las autoridades locales, regionales y nacionales, el retiro inmediato de la policía del campus universitario, la reapertura de la universidad y que inicien una real, eficaz y eficiente acción de protección a la vida y la dignidad humana que permita la tranquilidad de toda la comunidad estudiantil, profesoral y de trabajadores de la Universidad Tecnológica de Pereira.

LLAMAMOS
A las organizaciones defensoras de Derechos Humanos nacionales e internacionales, a las oficinas de las Naciones Unidas y del CICR, al movimiento sindical, a las organizaciones femeninas, al movimiento social, a las organizaciones populares y a los medios de comunicación a estar atentos de esta situación, divulgar esta realidad, acompañar a los estudiantes de la Universidad Tecnológica de Pereira, pronunciarse contra los hechos denunciados y exigir al Estado Colombiano se garantice el derecho constitucional y legítimo de asociación, protesta y movilización en contra del proyecto de nueva ley de educación superior.
COMITÉ ESTUDIANTIL DE DERECHOS HUMANOS -CEDH UTP-

miércoles, 19 de octubre de 2011

COMUNICADO A LOS ESTUDIANTES COLOMBIANOS

Estamos ingresando a una posible etapa de ascenso de la lucha social. Es factible que la propia dinámica saque a flote las divergencias existentes sobre los desarrollos y alcances de la misma. Pero es imperativo trabajar en este crucial momento político por la búsqueda de los máximos niveles de organización y unidad de
nuestro pueblo. En este contexto el régimen juega a dividir las fuerzas sociales a través de una estrategia política de conciliación y cooptación.

En este contexto el movimiento estudiantil transita por un proceso de auge de sus luchas. El proyecto de ley para la educación superior, por su esencia neoliberal, pone sobre la mesa todas las cartas que el régimen de Santos se va a jugar en esta coyuntura. Ante el creciente malestar en la comunidad universitaria, el gobierno cada vez recurre con mayor decisión a mecanismos represivos como la militarización de los campus universitarios, la judicialización de los líderes de la protesta y el tratamiento policíaco a las masivas movilizaciones en curso.

Esta situación deja en claro que por ahora no existen las condiciones para llegar a un acuerdo de fondo entre el gobierno y la sociedad sobre el tipo de reforma universitaria que hay que sacar adelante. De ahí que el gobierno recurra a la desinformación y la mentira para dividir el movimiento estudiantil, al desprestigio
mediático contra la beligerancia de algunas acciones callejeras, y apela al desgaste que trae consigo la finalización del semestre académico. La respuesta por parte del estudiantado no puede ser otra que profundizar las acciones de movilización, mantener los paros donde ya son efectivos y hacer todos los  esfuerzos para que otras

universidades se sumen a la parálisis universitaria.
El balance de universidades que se encuentran en paro indefinido son 15:
Universidad de Cartagena
Universidad de Atlántico
Universidad de Sucre
Universidad de Córdoba
Universidad de Pamplona (Sedes en Pamplona y Cúcuta)
Universidad Francisco de Paula Santander
Universidad Nacional (Sede Bogotá y Medellín)
Universidad Distrital
Universidad Pedagógica Nacional
Universidad Surcolombiana USCO
Universidad del Tolima
Universidad de Nariño
Universidad del Valle
Universidad Tecnológica de Pereira
Universidad de Antioquia

Las siguientes Universidades no definieron paro indefinido, pero declararon
paro hasta esta semana, en que se realizarían nuevas asambleas para definir, a partir
de las conclusiones de la MANE, son 7:
Universidad de Caldas
Universidad Industrial de Santander
Universidad Nacional sedes Palmira y Manizales
Universidad del Cauca
Universidad de Magdalena
Universidad del Quindío
Universidad Tecnológica del Chocó  UTCH

Las Universidades que aún no entran en paro indefinido, pero que hasta el
momento han tenido jornadas de anormalidad son 7:
Universidad de Cundinamarca
Universidad Colegio Mayor de Cundinamarca
Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia (Tunja) UPTC
Universidad de los Llanos
Universidad de la Guajira
Universidad de la Amazonía
Universidad Popular del Cesar

Las Universidades Públicas que no se han vinculado  hasta el momento al
proceso de movilización son:
Universidad Militar Nueva Granada
Escuela Superior de Administración Pública ESAP
Universidad Nacional Abierta y a Distancia UNAD
Otras Universidades Públicas del País de carácter regional

Hacemos un llamado desde la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios ACEU a que se fortalezca el Paro Nacional, a construir lazos de coordinación con los demás estamentos universitarios y sus organizaciones sindicales (ASPU, FENALPROU, SINTRAUNICOL, MAPA, entre otros), a desarrollar los puntos del Programa Mínimo y a seguir  construyendo Pliegos Locales por Universidad hacia la concreción de un Pliego Nacional de los Estudiantes Universitarios.

ASOCIACION COLOMBIANA DE ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS ACEU

¿por que marchan los estudiantes?




La educación es asunto de todos....


Tomate 30 minutos para abrir los ojos...
no la dejes privatizar....